Los miles de hombres y mujeres que formamos las Fuerzas Armadas hemos padecido como el resto de la sociedad las consecuencias de la gran crisis económica de la última década y a causa de la limitación impuesta a nuestra capacidad de reclamar nuestros derechos hemos sido, nosotros y nuestras familias, los grandes sacrificados.

Los militares somos el colectivo peor retribuido de los trabajadores públicos, ya que a los bajos niveles asignados a nuestros puestos, se unen una serie de circunstancias laborales que en el resto de colectivos son retribuidas, como por ejemplo las guardias o los excesos de jornada que hacen que muchos miembros de las Fuerzas Armadas superen las 2000 horas de trabajo al año, sin percibir ninguna compensación económica por ello.

Las asociaciones profesionales de militares hace mucho que lo venimos denunciando, también el Observatorio de la Vida Militar dedicó un informe específico a las retribuciones en el año 2016. Asimismo la anterior Ministra de Defensa, en diversas ocasiones y de manera pública, se comprometió a realizar un estudio detallado de las retribuciones militares, para adecuarlas a otros colectivos como por ejemplo las FCSE. En diciembre de 2018 la Comisión de Defensa del Congreso aprobó por unanimidad una proposición no de ley instando al gobierno a terminar el estudio y a dignificar nuestras retribuciones.

Cuando comprobamos que se encuentra fácilmente miles de millones de euros para material militar, y cuando colectivos que ya estaban mejor retributivamente que el personal de las Fuerzas Armadas ven mejoradas significativamente sus nóminas consideramos que no hay excusas para retribuir al militar de una forma digna y justa, reconociendo y valorando la profesión militar. No se puede retribuir a un ejército profesional pensando en el personal como si estuviera prestando el servicio militar obligatorio. Los profesionales merecemos respeto, y el respeto y el aprecio se comprueban en la nómina, máxime cuando somos los únicos obligados a dar la vida en cumplimiento de nuestra misión.

El cambio del ejecutivo en nuestro país no debe ser óbice para que ese estudio prometido se duerma en el sueño de los justos, y por ello exigimos que sea presentado de manera urgente en el órgano de interlocución con el que contamos los militares, que es el COPERFAS; por ello hemos solicitado la celebración de un pleno extraordinario de dicho órgano.

Para dar cuenta de ello las asociaciones convocantes (ASFASPRO, AUME, ATME, AMTM y UMT) darán una rueda de prensa el próximo miércoles día 6 de febrero a las 12:00 horas en la Delegación de Defensa en Madrid, calle Quintana nº 5

1,848 total views, 3 views today